Nicolas Cage volvió a los Oscar 20 años después (y con una deuda pendiente en el aire)

0
20


Nicolas Cage vuelve a los Oscar a 20 años de su última aparición sobre el escenario. (Foto de Patrick T. Fallon / AFP via Getty Images)

Nicolas Cage vuelve a los Oscar a 20 años de su última aparición sobre el escenario. (Foto de Patrick T. Fallon / AFP via Getty Images)

Nicolas Cage regresó a la ceremonia de los Oscar para cumplir la función de presentador al premio de Mejor Actor junto a otros ganadores del pasado como Brendan Fraser, Matthew McConaughey, Ben Kingsley y Forest Whitaker, y a 20 años de la última vez que lo invitaron. En esta ocasión, la estrella de El hombre de los sueños se encargó de presentar la nominación de Paul Giamatti, el protagonista de Los que se quedan. La victoria fue para el favorito de las quinielas, Cillian Murphy por su trabajo en Oppenheimer, pero eso no quita que su dedicatoria fue la más divertida y emocionante de todas.

“Así como Daniel Day Lewis se mantuvo en personaje para el papel de Lincoln, este pasado año Paul Giamatti se comprometió tanto que para que su personaje tuviera un ojo caído, llevó lentes de contacto blandos durante todo el rodaje, que lo dejó ciego en ese ojo mientras rodaba. ¿Habría hecho lo mismo? ¡Demonios, sí!”, dijo provocando las risas de todo el Teatro Dolby. “Pero el punto es que tú lo hiciste y fuiste brillante”.

La historia de Nicolas Cage con los premios de la Academia comenzó en 1996 cuando se alzó con la estatuilla a Mejor Actor por Adiós a Las Vegas, aquel drama sobre un guionista alcohólico que se mudaba a la ciudad del pecado con la única intención de dejarse morir. Volvió a estar nominado por segunda ocasión en 2003 por su trabajo en El ladrón de orquídeas, siendo la última oportunidad que tuvo hasta el momento para llevarse otro premio. Aunque tampoco es que lo guarde con mucho cariño. En 2018 confesó a Variety que ni sabía dónde estaba su Oscar. “Solía tenerlo en mi bar y creo que ahora está en mi oficina en algún lado, hace tiempo que no voy así que me fijaré cuando vaya a casa”, explicaba sin mucha preocupación.

Sin embargo, la historia del actor con los Oscar alberga una anécdota pocas veces vistas, o al menos conocidas en Hollywood. Porque aquella estatuilla que ganó hace 28 años y colocó su película en el recuerdo académico (fue el único Oscar del filme), esconde una deuda pendiente.

Nicolas Cage en su última incursión como presentador en los Oscar durante la 76 ceremonia celebrada en 2004. (Foto de Michael Caulfield/WireImage)

Nicolas Cage en su última incursión como presentador en los Oscar durante la 76 ceremonia celebrada en 2004. (Foto de Michael Caulfield/WireImage)

La deuda con Nicolas Cage

Y es que el actor nunca cobró su salario por Adiós a Las Vegas. Así lo reveló el director de la película, Mike Figgis, en una entrevista al podcast It happened in Hollywood en 2022.

El cineasta contó que ni él ni el actor recibieron los $100.000 prometidos a cada uno al completar el proyecto. “[Lumiere Pictures] dijo que la película nunca generó ganancias”, explicó. No obstante, según las cifras de Box Office Mojo, el presupuesto de Adiós a Las Vegas fue de $4 millones, sin incluir gastos de marketing, y recaudó $32 millones en el mercado doméstico (solo Estados Unidos).

Sin dudas se trata de una revelación inesperada porque precisamente los trabajos de Figgis y Cage llevaron a la producción a la notoriedad mundial, siendo celebrada por los críticos de la época y transitando por la temporada de premios, lo que en teoría podríamos suponer que habría impulsado a muchos espectadores a visitar las salas de cine. Sin ir más lejos, Adiós a Las Vegas estuvo nominada a cuatro estatuillas, la conseguida por Nicolas Cage más las candidaturas a Figgis como Mejor Director y Mejor Guion, y Elisabeth Shue como Mejor Actriz.

Nicolas Cage con su único Oscar por 'Adiós a Las Vegas' en 1996. (Foto de Jim Smeal/Ron Galella Collection via Getty Images)

Nicolas Cage con su único Oscar por ‘Adiós a Las Vegas’ en 1996. (Foto de Jim Smeal/Ron Galella Collection via Getty Images)

La deuda con Nicolas Cage se antoja más relevante todavía cuando prestamos atención a lo que Figgis dijo a continuación, revelando que se comprometió tanto con el proyecto que invirtió su bolsillo y salud emocional. “Nic es un tipo excéntrico pero financió la preproducción esencialmente en el sentido de que alquiló una suite en el Chateau Marmont para que ensayáramos; ensayaba emborrachándose todas las noches para poder entrar en el personaje”, dijo Figgis haciendo referencia al famoso hotel ubicado en Sunset Boulevard donde vivieron muchas estrellas, como Katharine Hepburn, Lindsay Lohan, John Belushi, etc. “Fue el corazón y alma, lo dio todo en esto, en este personaje y toda la producción. Fue generoso con todo el mundo”.

Y esa misma pasión la reflejó en su discurso cuando se impuso en los premios 68 de la Academia. “Un presupuesto de tres millones y medio de dólares, algunos rollos de película de 16 mm y tengo uno de estos en la mano”, dijo sosteniendo el Oscar. “Sé que no está de moda decirlo, pero me encanta actuar y espero que haya más estímulo para películas alternativas en las que podamos experimentar y avanzar rápidamente hacia el futuro de la actuación”.

De todos modos, Figgis no guardaba ningún rencor con el estudio. “Da igual, en una nota más filosófica, por supuesto, mi carrera despegó de nuevo, y en la siguiente película que hice me pagaron muy bien”, añadió. “Y al cabo de un año, [Cage] ganaba 20 millones de dólares por película, lo que era bastante bueno”, recordó sobre la etapa del actor escalando posiciones como estrella comercial.

Y así fue. Según Imdb, el éxito de Adiós a Las Vegas disparó el caché de Nicolas Cage cobrando $4 millones a continuación por La Roca (1996), $6 millones por Contra/Cara (1997), $16 millones por Ojos de serpiente (1998) y $20 millones por 60 segundos (2000).

Si bien esa etapa se terminó tras diferentes fracasos de taquilla y el despilfarro de su fortuna que lo llevó a estar cerca de la bancarrota, Nicolas Cage encontró su camino hacia la reinvención, coronándose poco a poco como uno de los príncipes del cine B. Ahora, a sus 60 años vive una etapa dulce como padre de nuevo y con una carrera impulsada con una de sus mejores interpretaciones desde Adiós a Las Vegas en El hombre de los sueños, una sátira social sobre un hombre que de repente descubre la fama por aparecer en los sueños de prácticamente todo el mundo. Una película donde el surrealismo y el ingenio se cruzan para brindarle al actor una plataforma donde lucirse con una actuación brillante.

Si el estudio detrás de Adiós a Las Vegas todavía le debe su parte, al final, no supone una gran pérdida en su carrera. Después de todo, ganó el Oscar e impulsó su carrera. Además, según recordaba el director en la mencionada entrevista, la película fue “un trabajo de amor” tan importante que “lo habría hecho por nada”.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Nicolas Cage ya piensa en su jubilación: ‘He llegado tan lejos como he podido’

La reinvención de Nicolas Cage tras el destierro de Hollywood y la amenaza de la bancarrota

Laura Dern y el clásico con Nicolas Cage que cambió su opinión sobre las escenas de sexo

Un Ferrari y nariz de Pinocho, la actuación favorita de Nicolas Cage que nadie vio





Source link

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here