El segundo debut de Leandro Brey, a casi dos años de su estreno en Boca :: Olé

0
17


Alguna vez, allá por 1999, el tercer arquero del plantel de Boca debió hacerse cargo del arco xeneize en medio de un superclásico en la Bombonera. Aquel día, el Pato Abbondanzieri (entonces suplente del lesionado Óscar Córdoba) se sacó el hombro de lugar durante el primer tiempo y en su lugar debutó el pibe Cristian Muñoz.

La referencia habrá sido ineludible para los hinchas en el momento en que Leandro Brey agarró esa primera pelota de un partido chivísimo ante Racing, en el que le tocó entrar casi llegando al último cuarto de hora del partido para reemplazar al lesionado Javier García.

Leandro Brey 11-3-2024

Brey atajó un mano a mano

Selección Argentina Sub 23 11-3-2024

Las atajadas claves de Brey ante Brasil para darle a Argentina la clasificación a los Juegos Olímpicos

Debut en Los Andes y la banca de Román

Meses antes, Brey había llegado a Boca desde Los Andes, trayendo consigo buenos antecedentes (como haber debutado en la Primera del Milrayitas a los 17 años) y enseguida el Mundo Boca -con Juan Román Riquelme a la cabeza- lo marcó como “el arquero del futuro”.

Boca Juniors 11-3-2024

El penal atajado por Leandro Brey a Tigre (@davidgangaf)

Arquero de Selección

Tras su estreno absoluto en el club, sus únicas apariciones fueron en Reserva, categoría donde sumó rodaje y una gran consideración general por un nivel que siempre lo ubicó como una tranquilidad para los entrenadores xeneizes. Y su salto a la fama lo dio durante el comienzo de este 2024, siendo el arquero titular de la Selección Argentina Sub 23 que clasificó a los Juegos Olímpicos de París.

Tras esa primera pelota (celebrada como una conquista por su gente), Brey tuvo que descolgar un centro frontal antes de que llegara el cuarto y tranquilizador gol de su equipo. Luego de eso, sus compañeros se dedicaron a ayudarlo y despejaron cuanta pelota pasaba por su zona. Así se terminó la noche, sin ninguna otra participación suya pese a los intentos de Racing por volver a meterse en partido. Como aquella tarde de fin de siglo con Muñoz, el arquerito y la gente se fueron felices.



Source link

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here