Día de Mama Antula: “No puedo pedir más”, el testimonio de Claudio Perusini

0
18


“Las cosas buenas pasan rápido”, dice Claudio Perusini, en referencia a su visita a Roma, y abre la extensa entrevista que brindó en los estudios de LU12 AM680, pero también es cierto que lo bueno deja huella y en su caso hay que agregar que eso le significa poder estar vivo.

El docente que en la década de los ochenta arribó a Santa Cruz, donde formó su familia, enseñó durante décadas en establecimientos de Río Gallegos, y se jubiló en Lago Posadas, el 25 de julio de 2017 a las 05:00, perdió totalmente el conocimiento.

Ingresado en el Hospital José María Cullen de Santa Fe el diagnóstico diría “ictus isquémico con infarto hemorrágico en varias zonas, coma profundo, sepsis, shock séptico resistente, con fallo multiorgánico”.

El accidente cerebrovascular amenazaba terminar con la vida de Claudio, pero no lo hizo.

Este miércoles, junto a su esposa María Laura Baranda, el santacruceño visitó los estudios de “La Decana de la Patagonia” y compartió su testimonio, desde su internación en 2017 hasta la canonización de Mama Antula, quien, tras atribuírsele a su intercesión ante Dios la supervivencia del docente jubilado, se convirtió en la primera santa argentina.

“Cuando esto comenzó, la recopilación de los estudios, de la historia clínica, es un proceso largo y muy exhaustivo. Todo lo que se recopila, estudios y testimonios de médicos que lo atendieron es enviado luego de una celebración eucarística, tres copias iguales a Roma en 2018 y allí lo dejábamos partir, no se sabía ni cuándo, ni cómo, ni dónde. El padre Ernesto Giobando fue quien comenzó a seguir y seguir y se iban teniendo que enviar nuevos estudios hasta 2021 que se envían test que hablan del diagnóstico a nivel psicomotriz, a nivel intelectual y también las últimas tomografías computadas”, repasó María Laura.

Claudio-Perusini-LU12-2-728x485
María Laura Baranda y Claudio Perusini en los estudios de LU12 AM680. Foto: José Silva/La Opinión Austral

Todos los estudios son evaluados por médicos en Roma que cumplen el rol de ‘abogados del diablo’, “tratan de obstaculizar todo, de modo de ver que eso tiene algo que la disciplina médica no puede explicar. Por último, pasa por otro equipo de especialista teólogos que avalan desde la doctrina religiosa que entra en la categoría de milagro, por todo eso decíamos que nos preparábamos para un proceso largo”.

“El papa me miró a los ojos y me dijo: ‘Claudio yo también te quiero mucho’”.

CLAUDIO PERUSINI

Reveló que en la última tomografía computada “aparece un ‘triángulo’ importante que hay en la parte posterior del cerebro, aparece en la imagen de color blanco, pero en realidad es negro, y todo eso es lo que está muerto del cerebro y sin conexión. Pasamos del 27 de julio de 2017 que el diagnóstico era muerte, además le dio un proceso de infección generalizada que no podía resistirlo, a este último del 2021, donde aparece esta imagen que el neurólogo le mostraba a Claudio y le decía: ‘Esto es lo que no tiene explicación, lo que resulta extraordinario, que puedas estar hablando, caminando, haciendo las actividades cotidianas teniendo una parte de tu cerebro totalmente muerta‘”.

Cuando en octubre se conoció que Mama Antula se convertiría en santa, dice María Laura que “fue una montaña rusa, por momentos era una alegría indescriptible con momentos de mucho gozo y paz interior por la santa, y en otros momentos, preocupación desconcierto, no saber si íbamos a poder asistir así que físicamente también atravesamos afonías, descomposturas”, y acotó Claudio entre risas, “la santa no nos cubrió esa parte”.

Belén Manquepi y Carlos Saldivia entrevistando a María Laura Baranda y Claudio Perusini. Foto: José Silva/La Opinión Austral

En febrero, la familia Perusini viajó para la canonización. “Fueron ocho días y teníamos una cosa seguida de otra, todas eran emociones y encontrarse con gente conocida”, manifestó Claudio sobre la estadía en Roma. Con “Miguelito” Yañez, jesuita argentino, y Martín Morales, historiador, fueron algunas de las personas con las que estrechó grandes abrazos, a más de 40 años de haberlos vistos.

También tuvo la posibilidad de que sus hijos Juan Francisco e Ignacio Antonio vuelvan a encontrarse con el papa Francisco (NdR. A quien conoció como Jorge Bergoglio en Santa Fe cuando él era sacerdote y Claudio y Ernesto Giobando hacían el prenoviciado), quienes de pequeños lo habían conocido e incluso se habían tomado una foto.

En la canonización, que tuvo lugar el 11 de febrero en la Basílica de San Pedro, el matrimonio realizó la entrega las ofrendas al papa Francisco.

María Laura y Claudio entregando las ofrendas al papa Francisco en la misa de canonización. Foto: CNS

Después de hacer la entrega y saludarlo, tenían 30 segundos para hablarle al sumo pontífice. “No pude dormir pensando qué le voy a decir y no lo pude resolver, mis hijos tampoco. Llegamos, le doy las manos al papa, lo miro a los ojos y le digo: ‘Jorge, te quiero mucho‘. Él me miró a los ojos y me dijo: ‘Claudio, yo también te quiero mucho‘. Eso fue todo, ella no pudo decir nada y mis hijos, tampoco”, contó.

La figura de la primera santa argentina llegó a la vida de Claudio Perusini cuando su amigo el obispo Ernesto Giobando viajó a Santa Fe para visitarlo en el hospital donde rezó, pidió su intercesión y le dejó una estampita en el monitor que controlaba los signos vitales. Allí fue cuando, tras ser propuesto por monseñor Giobando, los Perusini comenzaron a rezarle a quien hoy es la primera santa argentina.

La estampita de Mama Antula que monseñor Giobando dejó en el monitor de Claudio Perusini. Foto: gentileza familia Perusini

Una situación que no pasa desapercibida es que la estampita ‘”desapareció” y no pudieron encontrarla, y volvió aparecer entre las pertenencias de Claudio cuando salió de Terapia Intensiva y pasó a Terapia Intermedia.

Los Perusini comenzaron a conocer quién era Mama Antula. “Comienzo a leer y comienza a abrirse la vida de una persona que me parecía extraordinaria y muy valiente, pensando que ella vive en el 1700. Estaba el virreinato del Río de la Plata y del Perú y entre esos ‘personajes’, virreyes, obispos, son con quienes tiene que conversar, habiéndose expulsado a los jesuitas y quien los llegaba a nombrar tenía la causa para que fuera muerto”, relató María Laura.

La oración de la estampita que monseñor Giobando obsequió a Claudio Perusini. Foto: gentileza familia Perusini

En este sentido, destacó también que es asombroso que ella surja en estos tiempos históricos que estamos atravesando en nuestro país cuando justamente la mujer comienza a cobrar otra relevancia, en su voz, a nivel laboral, a nivel de derechos. En el 1700, ella convocaba a estos ejercicios espirituales en la santa Casa en Buenos Aires y reunía a mulatas, criollas, descendientes de indígenas, a la señora del virrey. Tengamos memoria de lo que significaban las clases sociales en ese momento y convocar a un encuentro rompiendo esas costumbres muy arraigadas en la cultura de ese momento“.

¿Qué sienten? “Uno siente mucha pequeñez y sí siente muy fuerte la presencia de Dios. Siempre hemos tenido esa convicción de que Dios está, pero en lo cotidiano, nos ocurre a todos, a veces nos olvidamos. Con esto que atravesó nuestra vida desde la salud hasta la creencia, es verdad lo que a veces manifestamos en nuestra fe, Dios existe hoy, existe en nuestra historia, pero necesita de hombres que estén dispuestos a escucharlo“, manifestó María Laura y agregó “si todo esto es un servicio para que algunos se pregunten sobre la existencia de lo trascendente bienvenido sea si hemos podido colaborar con un granito de arena para esta tarea”.

Mencionó también que “nuestros hijos estuvieron muy presentes y me ayudaron incansablemente en la recuperación de su papá, pero ninguno de los dos expresa mucho. Sí se emocionan frente a una pregunta, todo esto, a ellos y a nosotros nos ha superado“.

“Uno siente muy fuerte la presencia de Dios”.

MARÍA LAURA BARANDA

Sobre su recuperación, Claudio dice: “No fue una cosa de un día para el otro, considero que sigo en recuperación, todos los días vamos a estar mejor. Fueron muchos años, pero seguimos en carrera“.

Este jueves, María Laura y Claudio participarán de la celebración en el Día de Mama Antula en la Parroquia Santuario María del Rosario de San Nicolás. “Para nosotros también es muy emocionante, es parte de nuestra historia”, expresó María Laura y acotó Claudio “al santuario lo vimos hacer“.

A siete años del ACV y su supervivencia, y a casi un mes de la canonización de Mama Antula, Claudio respondió con sencillez y una sonrisa: “Estoy bien, no puedo pedir más“.

ESTE JUEVES REALIZAN PROCESIÓN Y ENTRONIZACIÓN

La Parroquia Santuario María del Rosario de San Nicolás, en Río Gallegos, celebrará el día de Mama Antula, fiesta litúrgica que se conmemora en el aniversario del fallecimiento de la primera santa argentina.

De acuerdo al programa de actividades, hoy desde las 19:00 se realizará una procesión y el rezo del rosario por las calles que circundan el santuario. Seguidamente, a las 20:00, tendrá lugar la misa y entronización de la única escultura de la santa que existe en la Patagonia, ceremonia que presidirá el obispo auxiliar de la Diócesis de Río Gallegos, Fabián González Balsa.

Cerrando la jornada, se compartirán tortas fritas y mate cocido con el acompañamiento de la música y baile a cargo del Ballet Folclórico AYLY-SUMAJ del Centro de Residentes Santiagueños Francisco de Aguirre.




Source link

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here